Una pierna con una zapatilla deportiva minimalista y la otra pierna con un calcetín con dedos, ambas sobre un césped verde.

Los beneficios del calzado minimalista: ¡descubre por qué nunca querrás volver a los zapatos tradicionales!

¿Alguna vez te has preguntado por qué tus pies sufren después de un largo día de trabajo o una intensa sesión de entrenamiento? ¿O por qué te despiertas con dolores en los pies después de una noche de fiesta? La respuesta podría ser el calzado que utilizas.

Los zapatos convencionales tienden a tener suelas gruesas y rígidas que restringen el movimiento natural del pie y pueden causar dolores, deformidades y problemas de salud. Sin embargo, existe una alternativa que te ayudará a cuidar tus pies y mejorar tu salud en general: el calzado minimalista.

Los pies son una parte muy importante de nuestro cuerpo, la base, nuestros cimientos y es importante cuidarlos correctamente. Los zapatos minimalistas no son solo una nueva tendencia de moda, sino que también brindan protección, comodidad, tracción, transpirabilidad y soporte para tu cuerpo completo. Al fortalecer tus pies y mejorar tu equilibrio, también estarás mejorando tu salud en general.

Así que, si quieres cuidar tus pies y mejorar tu salud en general, ¡dale una oportunidad a las zapatillas barefoot!

En este artículo te contaremos más sobre los beneficios de las zapatillas minimalistas y cómo pueden ayudarte a sentirte mejor

Reducción y mejora de malformaciones de los pies

En sociedades donde no se utiliza calzado restrictivo, los dedos de los pies están separados.

Sin embargo, la gran mayoría de la población sufre de pies deformes y dolorosos debido a que desde temprana edad se les obliga a usar zapatos inadecuados. Es una pena, ya que la mayoría de las personas nacen con pies y postura saludables.

El calzado convencional suele aplastar los dedos, causando deformidades dolorosas en los dedos y en la parte media, como juanetes (hallux valgus) y los dedos en garra, entre otras.

Una alternativa a esto son las zapatillas minimalistas, las cuales cuentan con una puntera amplia para evitar cualquier tipo de presión sobre los dedos. Con la ayuda del calzado minimalista estas deformidades en los pies pueden ser parcial o incluso completamente corregidas, solo se necesita paciencia y perseverancia.

Menor gasto energético por el uso de zapatos minimalistas

El calzado barefoot tiene varios beneficios en cuanto a la eficiencia en el uso de la energía al caminar o correr. Al permitir una mayor flexibilidad y movilidad en los dedos y una mejor adaptación al terreno, los músculos y articulaciones de los pies y piernas trabajan de manera más natural y eficiente.

Esto hace que se aproveche totalmente la musculatura del tobillo y la fuerza del tendón de Aquiles, que es el principal impulsor de la marcha, gracias a su capacidad extensora. 

Al fortalecer los músculos de los pies y piernas, el calzado respetuoso puede ayudar a reducir el gasto energético.

Además, la ligereza del calzado minimalista también contribuye a un menor esfuerzo metabólico, lo que se traduce en un ahorro de energía.

Mayor fortalecimiento de pie y pierna

El calzado convencional suele tener varios elementos externos, como el soporte de arco, amortiguación o las más novedosas cámaras de aire, que limitan el movimiento del pie e interfiere en la estabilización activa. Esto ocurre ya que el pie se apoya en un elemento pasivo y, como consecuencia, algunos músculos pueden atrofiarse porque no son necesarios para el soporte, otro sistema está realizando su función. 

Muchas afecciones se tratan con plantillas, pero en realidad estas son solo una solución temporal y no corrigen la causa del problema, incluso pueden empeorarlo.

Los pies sin apoyos externos son fuertes por naturaleza y están en mejor estado. Han llevado durante más de dos millones de años a los seres humanos sin necesidad de apoyo adicional.

Las zapatillas barefoot no tienen elementos de amortiguación, control o estabilidad, no obliga a los pies a adoptar una posición determinada, sino que se adaptan a la forma natural de los pies. Por lo que los músculos del pie y pierna deben estar fortalecidos y preparados para cubrir esas necesidades, manteniendo los pies en mejores condiciones físicas.

El uso de calzado con demasiada protección debilita los pies, los zapatos minimalistas ayuda a fortalecer los músculos de los pies y esto puede provocar menos lesiones a largo plazo.

Menos fricciones, rozaduras, presiones = Mayor comodidad

Si tienes la sensación de que tus zapatos nuevos te aprietan los pies, no eres el único. A muchas personas el calzado les aprieta y les resulta incómodo.

Los zapatos convencionales suelen aplastar los dedos y los nervios, músculos, ligamentos y huesos del pie, lo que puede causar dolor y una mala alineación. 

El calzado barefoot busca emular la sensación de estar descalzo, por lo que no tiene elementos que compriman el pie y está hecho con materiales flexibles que se adaptan a la forma del pie. Al no ejercer presión ni generar roces al caminar o correr, los zapatos minimalistas son muy cómodos y no son dolorosos, a diferencia del calzado normal. 

Cuando utilices este tipo de zapatos, no querrás volver a los zapatos tradicionales. Aunque, como es evidente, después de décadas usando calzado restrictivo, necesitarás un periodo de adaptación a los zapatos respetuosos en el que tendrás que entrenar los músculos del pie que han estado muchos años sin ser utilizados. 

Mejora del equilibrio y la postura

Los zapatos convencionales suelen tener una mayor amortiguación y una mayor elevación en la parte trasera respecto a la punta, lo que provoca un acortamiento en el tendón de Aquiles y una sobrecarga del peso del cuerpo en los dedos, favoreciendo las malas posturas y la tensión en la pelvis, rodillas, lumbares e incluso cuello.  

En cambio, un zapato barefoot mantiene el cuerpo en una alineación natural. Esto se debe a que el talón y la punta están al mismo nivel, lo que mejora la postura y reduce la tensión en las articulaciones. Además, la puntera de un zapato minimalista es más ancha, los dedos de los pies se extienden y permite tener una base de apoyo más amplia y estable, mejorando el equilibrio.

Actualmente, cada vez son más las personas que optan por calzado minimalista y sin talón para mejorar tu postura y equilibrio. El calzado convencional acorta los músculos de la pantorilla, reduce el rango de movimiento y puede ser doloroso para el cuerpo. 

Reduce el dolor de espalda

Una de cada cuatro personas sufre dolor en la espalda, entre otros factores, esto puede ser debido a que los zapatos con un talón elevado ponen los tobillos en plantiflexión (movimiento que genera la articulación del tobillo cuando dirige la planta del pie en dirección hacia abajo) y también acortan los músculos de la pantorilla. Esto afecta las rodillas, las cuales se encuentran en flexión, acortando los isquiotibiales, inclinando ligeramente la pelvis hacia adelante y poniendo las caderas en una ligera flexión. 

¿Qué significa esto? Significa que al usar zapatos con talón elevado, la espalda se encuentra más arqueada, lo que puede causar desequilibrios musculares, malas alineaciones y dolor en la espalda.

El dolor es una alerta de que algo no está bien en el cuerpo. Por lo tanto, al fortalecer sus pies y alinear su postura, puede aliviar el dolor en las caderas, la columna cervical, los pies y las piernas.

Si sufres de dolor en la espalda o tienes dificultad para mantener una postura adecuada, es recomendable probar con zapatillas respetuosas y sin talón. Estos tienen efectos positivos en los músculos y tendones y reducen el estrés en la columna vertebral y la tensión en el cuerpo. 

Permite libertad de movimiento total a los pies

El calzado minimalista es una excelente opción para aquellos que quieren que sus pies tengan movimientos naturales, ya que evita los movimientos parasitarios producidos por calzado que obliga a una posición del pie que no es la adecuada.

Los movimientos parasitarios son aquellos movimientos que son causados por el calzado y que no son necesarios para el funcionamiento natural del pie. Por ejemplo, si el calzado tiene un talón elevado, el pie se ve obligado a adaptarse a esta posición y a realizar movimientos para compensarla, como cambios en la postura o la forma en que se apoya el pie. Estos movimientos son considerados parasitarios, ya que no son necesarios para el funcionamiento natural del pie y pueden causar problemas como desequilibrios musculares, malas alineaciones y dolor en las articulaciones. 

Al zapatillas minimalistas, el pie tiene total libertad de movimiento, puesto que el calzado barefoot solo protege al pie de la climatología o de posibles elementos externos dañinos, sin retenerlo en posiciones artificiales ni forzándolo a posturas antinaturales.

Favorece una pisada natural y correcta

La tendencia natural cuando caminamos descalzos es pisar con la parte media del pie o los metatarsos, ya que es la forma innata de amortiguar el impacto con el suelo.

El calzado respetuoso contribuye a una pisada neutra, utilizando la parte media del pie, mejorando los apoyos y reduciendo la presión en otras partes del cuerpo. 

Las zapatillas barefoot cambian ligeramente el movimiento de tus pies para bien. Tus pies pueden torcerse, doblarse y extenderse para equilibrar todo tu cuerpo mientras estás de pie, caminas y corres.

Es importante que los zapatos minimalistas sean ligeros, flexibles y sin diferencia de altura entre el talón y la punta (zero-drop) para permitir un patrón de movimiento natural. 

Menos lesiones musculares, ligamentosas y tendinosas

Un pie con una gran cantidad de estímulos estará más preparado para adaptarse a diferentes terrenos, tipos de marcha y fuerzas, lo cual aumenta su resistencia a las lesiones. 

La pisada neutra, característica del calzado minimalista, reduce las tensiones musculares y articulares al fomentar el apoyo principal del cuerpo sobre la parte anterior del pie, disminuyendo el impacto transitorio y el estrés en la cadera y la rodilla, siendo este el patrón más eficiente biomecánicamente.

El uso del calzado convencional, por su elevación en las suelas y talones, afecta a la fascitis plantar y reduce el rango de movimiento del tobillo, favoreciendo el desgaste de articulaciones, músculos y huesos.

Por el contrario, el uso de zapatos barefoot fortalece los tobillos, lo que mejora el control y estabilidad. 

Mayor desarrollo del sistema propioceptivo

El calzado minimalista es una excelente opción para desarrollar el sistema propioceptivo, ya que al no encorsetar el pie, permite que este reciba todas las señales y sensaciones sobre el terreno que pisa que enriquecen su sistema de control motor. 

La propiocepción es el proceso por el cual nuestro sistema nervioso nos informa sobre la posición de nuestro cuerpo y cualquier fuerza que actúe sobre él. Los nervios propioceptivos en la planta de los pies envían información al cerebro sobre dónde está el cuerpo en el espacio y cómo se está moviendo, lo que ayuda a coordinar los movimientos, mejorar el equilibrio y percibir el espacio a nuestro alrededor.

Al permitir la movilidad natural del pie, el sistema propioceptivo se desarrolla y mejora, permitiendo un mejor equilibrio, coordinación de los movimientos y manteniendo el cerebro en un nivel de alerta que nos protege ante posibles lesiones. 

Esto se debe a que al tomar conciencia de todas las estructuras corporales, el cerebro es capaz de reaccionar de manera rápida frente a un mal movimiento. Es importante tener en cuenta que el uso de zapatos respetuosos contribuye a mejorar la conexión entre el cerebro y los pies.

Fomenta la conexión con el entorno 

Otro de los principales beneficios de usar zapatos barefoot es la conexión con el terreno. Al usar zapatos con suelas delgadas y flexibles, se puede experimentar las sensaciones del suelo de una manera más intensa, lo que permite ser más consciente de cada movimiento y pisada. Además, esto permite a las terminaciones nerviosas del pie experimentar una riqueza sensorial que tiene innumerables beneficios para el sistema nervioso, como la reducción de los niveles de estrés y ansiedad.

Las bambas minimalistas también son ideales para evitar resbalones, tropiezos y caídas. Al tener una mejor conexión con el terreno, se puede ajustar mejor a cualquier superficie sobre la que se esté caminando. Además, al caminar sobre objetos como rocas y palos, se estimulan los puntos de presión en los pies, lo que puede conducir a una mejor energía y una mejor circulación.

Los zapatos con suelas finas te permiten sentir la tierra debajo de tus pies, lo que te hace estar más libre y conectado con la naturaleza y tu entorno. 

Sentir el suelo realmente te da alegría y alivia el estrés acumulado en tu vida diaria. Te permite relajarte, dejar ir los pensamientos negativos y enfocarte más en el momento presente. Caminar o correr con zapatos minimalistas o sin zapatos es un ejercicio fácil que ofrece beneficios fantásticos. 

Ir descalzo te hace más consciente de tu cuerpo y el entorno. No solo es realmente efectivo para reducir la ansiedad y el estrés, sino que también te ayuda a mantenerte conectado con la tierra y presente, tu cerebro recibe más información sensorial de tus pies. Cada pie contiene un gran número de nervios que no pueden funcionar correctamente en los zapatos convencionales.

Los muchos puntos de acupresión en los pies se conectan a diferentes partes del cuerpo y son muy estimulantes. Desarrollar los nervios de tus pies y la conexión entre el pie y el cerebro revitaliza todo tu cuerpo.

Conclusión

Los zapatos minimalistas son una excelente forma de desafiarte a ti mismo y probar algo nuevo. El cambio puede ser incómodo al principio, pero es altamente beneficioso salir de nuestra zona de confort de vez en cuando.

Es común experimentar dolor en los pies, piernas y la espalda baja mientras usamos calzado convencional. Así que escucha a tu cuerpo cuando te diga que algo está mal y deshazte de estos zapatos incómodos.

La gente rara vez se arrepiente de haber probado el calzado minimalista. Por el contrario, la mayoría de las personas tienen dificultades para volver a los zapatos regulares una vez que han experimentado lo bien que se sienten al usar zapatos ligeros, flexibles y con suela fina.

Si eres nuevo en el mundo del calzado minimalista, no te preocupes. Lo mejor es transicionar lentamente al uso de estos zapatos, alternando días y por períodos cortos para permitir que tus pies y tu cuerpo se adapten a los cambios.

Usar zapatos minimalistas es una forma segura y efectiva de comprometerse a sentirse mejor. Los pies y las piernas saludables son esenciales para vivir felices, saludables y más tiempo.

Deja un comentario